Actores reemplazados en películas y series

Actores reemplazados en películas y series

Imagina que de buenas a primeras alguien de tu entorno cercano (un vecino, un colega, un viejo conocido,…) fuera sustituido por otra persona. Se comporta de forma similar pero físicamente no le reconoces.

¡Vaya disgusto, ¿verdad?!

Esto que a priori pudiera parecer exagerado, no lo es tanto a nivel empático si pensamos que con muchos personajes de series de televisión hemos compartido momentos de nuestra vida a lo largo de varios años.

Con ellos hemos sufrido, nos hemos enojado, alegrado,… siendo testigos de sus momentos más íntimos, sus triunfos o sus fracasos. Igual que hubiéramos hecho con alguien cercano a nosotros.

Identificación con personajes de ficción.

Esto se ve favorecido por la tendencia natural que tenemos los seres humanos a sentir los acontecimientos que se nos están relatando como si nos estuvieran ocurriendo a nosotros mismos.

Este proceso pasa por varias fases según Jonathan Cohen (investigador de la psicología del entretenimiento mediático):

1. Empatía emocional. Nos implicamos afectivamente con los personajes.

2. Empatía cognitiva. Nos ponemos en el lugar de los personajes.

3. Pérdida temporal de la autoconciencia. Imaginamos la historia como si fuéramos los personajes.

4. Atracción personal hacia los personajes. Deseo de ser como uno de ellos.

Esto va variando de intensidad a lo largo de la exposición a la obra y a mayor implicación del espectador, mayor disfrute.

Sobre este asunto es interesante conocer la opinión de un escritor de renombre como Umberto Eco.

La coherencia de una obra.

Si ya de por sí un cambio de actores para un mismo personaje resulta traumático para el espectador, qué podemos decir para la propia obra.

Su coherencia interna puede desmoronarse.

La solución a este desaguisado puede resolverse de varias formas:

1. EXPLICACIÓN EN EL GUIÓN

El imaginario del Doctor Parnassus: El protagonista fue interpretado por Heath Ledger que murió en pleno rodaje. Para justificar que tanto Johnny Depp, Colin Farrell o Jude Law asumieran el mismo rol, se explicó que el trío de actores representaban las distintas personalidades del personaje.

• Doctor Who: 11 actores distintos han interpretado a este viajero del tiempo y el espacio con el poder de regenerarse antes de morir. Pudiendo cambiar su físico y su personalidad pero manteniendo sus recuerdos (con este trasfondo pocos actores pueden hacerse a la idea de ser imprescindibles…)

2. MAQUILLAJE

La saga de Harry Potter: El director de la Escuela de Magia Hogwarts era interpretado por Richard Harris pero su fallecimiento motivó que Michael Gambon fuera su sustituto. Sin duda hay diferencia entre un actor y otro pero tras esa tupida barba y larga melena, recriminaciones las justas.

• Robocop 3: Peter Weller decidió escaquearse de la tercera parte (la pena era que ya debía haberlo hecho en la segunda). Robert John Burke fue el encargado de sustituir al intérprete “tránsfuga”. Y vistos los resultados podemos asegurar que un cuerpo biónico y una frente despejada hacen maravillas.

3. PERSONAJE ICÓNICO MÁS RELEVANTE QUE EL ACTOR QUE LO INTERPRETA 

• Bond, James Bond: ¡Ocho! Ocho actores han interpretado al espía al Servicio de su Majestad. Y sabemos que habrá más y, la verdad, poco nos importa que esto suceda cada cierto tiempo.

• Superman: ¡Siete! Siete han sido los actores que lo han interpretado entre películas y series de TV. Y puedo asegurar sin miedo a equivocarme que habrá un ocho y un nueve y un…

4. ELIMINAR AL PERSONAJE DE UN PLUMAZO E INCORPORAR A UNO NUEVO

Dos hombres y medio: Tras un encontronazo con el productor de la serie, Charlie Sheen fue despedido tras 8 temporadas de éxito continuado. “A rey muerto, rey puesto”. Ashton Kutcher interpretaría a un nuevo personaje diametralmente opuesto al anterior. La audiencia opinó lo mismo y tres temporadas más tarde la serie finalizó definitivamente.

 Embrujadas: Tres eran tres las hermanas Halliwell, para dos de las cuales llamarse ¡Bruja! era lo más bonito que se podían decir fuera de los platós de televisión. El caso es que para la actriz Shannon Doherty todo acabó tras luchas de egos y exigencias laborales a los productores. A su personaje de Prue Halliwell le dieron un boleto en primera clase al Más Allá. Paige Matthews, medio hermana de las Halliwell sería quien ocuparía su lugar en la ficción.

Cuando el gusto personal supera la profesionalidad de una obra.

En este apartado entramos en el terreno de lo personal y por lo tanto no puedo ser objetivo.

Dos son las obras cuya continuidad se me ve lastrada por el cambio de un actor. Unos opinarán que tampoco es para tanto o que incluso la obra posterior ha salido beneficiada. Yo no lo comparto y siempre me quedará esa espinita clavada de no saber lo que pudo haber sido.

• El Caballero Oscuro: Mi trilogía de superhéroes favorita se vio enturbiada con el cambio de actriz de Katie Holmes por Maggie Gyllenhaal en la secuela de Batman Begins. La crítica y el fandom aplaudieron que Rachel Dawes (amiga de la infancia de Bruce Wayne) fuera interpretada por la nueva actriz.

Siendo esta secuela realmente buena y manteniendo o superando el listón de su precedente da pena ver a un personaje secundario importante interpretado por una nueva actriz. Le resta verosimilitud e intención dramática a la historia. Máxime cuando este personaje es el interés amoroso del personaje principal y sus decisiones vienen determinadas por el amor y compromiso que siente hacia ella… algunas realmente importantes.

• Spartacus, sangre y arena: Vilipendiada por muchos por sus excesos y efectismos varios, yo defiendo esta serie por el gran tratamiento de los personajes que realiza. Todos tienen su importancia y todos dejan su huella en el espectador. Y algunas escenas, crudas y de alto impacto dramático, remueven al espíritu más imperturbable. Por ello, no es de extrañar que su protagonista Andy Whitfield haya dejado un vacío en esta serie imposible de llenar. Para mí, más allá de él no hay historia posible que contar, aunque la Historia me lleve la contraria.

Otras cuestiones más allá de la sustitución de un actor.

Hay otros detalles que pueden malograr la experiencia audiovisual del espectador, si bien ya no son tan graves como la anterior cuestión, sí pueden resultar molestos para los más puristas.

1. CAMBIO EN EL DOBLAJE DE UN ACTOR

Hoy día cada vez es más común ver las pelis en versión subtitulada con el uso extendido de los DVDs o los propios canales de TV con la opción de verlas en versión original. Pero para los que hemos disfrutado del doblaje en español en sus mejores épocas tenemos interiorizado a ciertos actores y personajes con ciertas voces. Y uno de los más importantes fue:

Constantino Romero: Una de las más voces más admiradas y respetadas del doblaje español. Su pérdida ha dejado huérfanos a muchos actores y personajes míticos (Clint Eastwood, Arnold Schwarzenegger. Roger Moore, Rutger Hauer,…) Uno de sus personajes más emblemáticos fue Darth Vader y en la película Rogue One ya no participó en su doblaje. Aquí tenemos el doblaje actual (minuto 1:54) y aquí una simulación con su voz.

2. BANDA SONORA REALIZADA POR OTRO AUTOR

Esta cuestión también se podría personalizar en un autor en concreto, y es que ese compositor es lo suficientemente emblemático como para saber que cuando deje de componer para esta saga en particular (y en cualquier otra en general) todos lo echaremos muchíiiiiiiiisimo de menos.

• John Williams: Creo que pocos dudarán de que gran parte del éxito de la saga Star Wars viene cimentado en una música prodigiosa sin la cual no entendemos su visionado. Ya hemos tenido oportunidad de “disfrutar” de la saga sin su música en Rogue One. Aunque las comparaciones son odiosas aquí dejo la Suite Imperial según Michael Giacchino y a continuación la Marcha Imperial según John Williams.

Tras esta última clasificación nos queda claro que no hay nada ni nadie imprescindible y que lo principal es que el espectáculo debe continuar…

Me despido ya pero antes me gustaría saber tu opinión sobre estas cuestiones:

¿Hay algún actor/actriz cuya desaparición de una serie o película haya hecho que dejes de verla?, ¿hay alguna otra cuestión que yo no haya comentado que enturbie tu experiencia cinematográfica?

Gracias por leerme y te espero en la próxima Tira de Dibujos!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *