Móviles. El monolito de nuestro tiempo.

Grupo de personas se reúnen en torno al monolito de nuestro tiempo, un móvil.
Hace unas semanas viajaba en Metro y pude observar cómo un bebé no paraba de prestar atención al teléfono móvil que un adolescente, situado a su lado, sostenía entre sus manos.

El bebé, lógicamente, no pudo contentarse con sólo mirar e intentó agarrar el aparato, mientras la mujer que lo sujetaba en brazos le decía despreocupadamente al chico: “Siempre le pasa lo mismo con los móviles. Tiene que cogerlos”

Esta anécdota me hace pensar en la fascinación que los móviles despiertan en el ser humano, incluso cuando no tenemos conciencia de lo que son y para lo que sirven.

Hechos adicionales han corroborado esta fascinación:

a) Cada vez que Apple saca un nuevo Iphone, aunque no parezca que tenga muchas mejoras con respecto al anterior modelo, las colas, desde primera hora de la mañana, hacen acto de presencia. Y eso que su precio suele estar cerca de los 1.000 euros.

b) Cada Black Friday, aunque sea día laborable, desde antes de las 9 de la mañana, hay gente esperando, haciendo cola en tiendas que venden productos tecnológicos. Las colas, lejos de menguar, se mantienen constantes a lo largo de todo el día.

c) Un reportaje televisivo sobre la adicción a los móviles.

La Nomofobia en España

En este reportaje descubrí datos tan interesantes como los siguientes:

1. El 90% de los españoles mayores de 13 años tiene un móvil.

2. A pesar de la crisis y el paro, el sector de la telefonía móvil ha crecido y usuarios de todo tipo y condición económica suelen renovar de móvil una vez al año, gastando de media 200 euros.

3. España es el país europeo con más teléfonos inteligentes. Los más caros.

4. Evitar con asiduidad lugares donde no haya cobertura y estar pendiente, de forma reiterada, de las redes sociales y mensajes nuevos que hayan podido entrar, podrían ser síntomas de adicción al móvil.

Los móviles nos han cambiado la vida. Son una herramienta útil de la que tal vez sólo atisbamos una pequeña parte de la importancia que puedan tener en el futuro.

Sin embargo, es responsabilidad nuestra darles un buen uso, sin excesos, y no llegar a la situación extrema que ya reflejé en otra entrada de este blog o bien la que nos plantea Steve Cutts y de la que se hizo eco una web de temática afín al diseño y la creatividad llamada machodominante.es.

Si quieres aportar tu granito de arena con algún comentario relacionado con este tema no dudes en hacerlo.

¡Hasta la próxima entrada!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *