Humor en películas de miedo

Humor en las películas de miedo. Hacer reír es, sin duda, más difícil que hacer llorar. Y todavía más difícil si lo que deseas es pasar miedo. Aún recuerdo la primera vez que vi “El Ejército de las Tinieblas”, con un cartel así de chulo, ¿quién espera risas?

En aquella época no tenía ni idea de que era la tercera parte de una trilogía llamada Evil Dead (Posesión Infernal), pero si lo hubiera sabido no habría tenido dudas… esa peli es de terror, de luchas, de monstruos, de violencia, pero… ¿una comedia?

La película me defraudó. No estaba preparado para ver a Ash, el protagonista, vivir tantas situaciones rocambolescas. Y desde luego, en ninguna te preocupabas lo más mínimo por su integridad física. Y lo que es peor, miedo poco o…nada.

Entiendo que en una peli de miedo, a veces, haya que liberar la tensión acumulada, pero de ahí a perderle el respeto a la amenaza que se cierne sobre el protagonista hay un trecho.

Esto suele darse en películas infantiles, presuntamente de miedo. Y es que tampoco se trata de traumatizar a los chavales.

Películas de miedo en las que el humor no desentona

Sin embargo, existen unas pocas películas de terror en las que el humor está metido con una maestría, que no resta un ápice a la credibilidad y el tono terrorífico de la historia en general.

Éstas son mis tres preferidas:

1. Gremlins: Un clásico de los años 80. La ambientación, la música y las interpretaciones durante el primer cuarto de hora de película están repletas de misterio y tensión. El diseño de los Gremlins es todo un acierto. Y su forma de comportarse, aun siendo cómica en ciertas escenas, no disminuye la sensación de amenaza. Sus víctimas en ningún momento van sobradas. Y los momentos de violencia son crudos.

2. Agárrame esos fantasmas: Desde luego el título en español no le hace ningún favor a la hora de incluirla en esta lista. Y si además decimos que el protagonista principal es Michael J. Fox, muy conocido por sus comedias juveniles, podríamos dudar. Sin embargo, le echamos un vistazo a los primeros minutos de la película y fuera suspicacias. Esta peli cuando quiere dar miedo lo hace pero que muy bien.

3. Arrástrame al infierno: Tal vez un guilty pleasure, en mi caso. Una de esas películas que generan odios y alabanzas a partes iguales. Del mismo director que El Ejército de las Tinieblas (Sam Raimi) aunque, en mi opinión, en esta ocasión la comedia y la exageración no restan terror a la historia. Especialmente porque la protagonista se ve superada en todo momento por las circunstancias y cuando el espectador tiene que sufrir por ella, lo hace. Para entendernos, está a años luz de los personajes que interpreta Milla Jovovich en sus películas de acción.

Creo que no es equivocado incluir el humor en una película de miedo, pero como aderezo, nunca como uno de los ingredientes principales. En caso contrario puede que las situaciones de horror creadas pierdan fuerza por la falta de credibilidad.

¿Y tú, querido lector, qué opinas de las películas que recomiendo? ¿Te gusta que la comedia prevalezca sobre el terror? ¿Tal vez al contrario?

¡Gracias por tu atención y hasta pronto!

2 Comentarios

  1. Mariola

    Estoy de acuerdo con tu reflexión, como de costumbre. Hacer reír es lo más difícil pero más difícil aún es mezclar géneros.
    Yo también creo que en general funciona mejor un tono serio, ya sea para drama, thriller o terror salpimentado con notas cómicas, que lo contrario, salvo muy raras excepciones.
    Prevalece, sin embargo, la comedia sobre los demás géneros en el caso de la parodia y aunque no es lo que más me gusta, hay alguna peli de este género que merece la pena.
    Por ejemplo Un Cadaver a los Postres, parodia de las novelas de detectivescas estilo Agatha Christie. Que me sigue haciendo gracia y creo ya que es un clásico.
    http://m.filmaffinity.com/es/movie.php?id=665041

    1. Miguel Carmona (Publicaciones Autor)

      ¡Muchas gracias por tu interesante comentario, Mariola! 🙂

      Sí, la mezcla de géneros, si el director no lo hace con conocimiento de causa, puede convertir la película en un verdadero despropósito o en una completa frikada. Si logra esto último puede que consiga un selecto grupo de seguidores que la hará “película de culto”… en el mejor de los casos.

      Lo normal, como dices, es tener un tono general para la película y después introducir pequeños guiños cómicos. Esto pasa sobre todo en pelis de acción, como La Jungla de Cristal, Desafío Total o incluso… Matrix, que es una peli que se toma bastante en serio a sí misma, muy trascendental pero con puntos buenos. Más raro es meterlos en un drama tipo el Padrino. Si hay alguna coña en esta peli házmelo saber 😉

      Me sonaba el título de la peli que comentas, pero no la he visto. Creo que tiene un argumento parecido al del Juego de Mesa: Cluedo.
      Me la apunto. ¡Y muchas gracias por el enlace!

      ¡Un fuerte abrazo!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *