Solipsistas: Voyeur 3000

En esta viñeta de Solipsistas Christian y David siguen descubriendo nuevos juguetes sexuales. Las viñetas de Solipsistas publicadas en esta entrada tienen un significado especial porque Jose Carlos Beas, el guionista de las tiras cómicas del mismo nombre, ha pasado por una grave enfermedad en el último mes.

En los últimos días parece que su dolencia va remitiendo y que el bueno de JC va recuperando las fuerzas :))

Esta triste circunstancia me ha hecho recordar cómo conocí a Jose Carlos, la otra mitad de Solipsistas.

Cursábamos el 1er. curso de Arquitectura Superior, que había empezado hacía tan sólo unas semanas, y salvo algunas excepciones pocas alumnos nos conocíamos.

No recuerdo demasiado a JC en esos comienzos.

Yo había trabado algo de amistad con dos compañeros que se sentaban a mi lado en algunas clases.

No es que tuviéramos muchas cosas en común pero ante la posibilidad de estar solo prefería su compañía.

No fue hasta pasadas 3 ó 4 semanas cuando, acuciado por la hora, cogí un autobús en la propia Universidad para llegar a tiempo a la Facultad.

Estaba abarrotado de gente, no podía avanzar, y me quedé cerca del conductor de autobús… y de Jose Carlos Beas.

Supongo que lo reconocí de otras clases y ante este encuentro casual decidí hablar con él.

Y parafraseando a Humphrey Boggart en Casablanca: “…éste es el principio de una gran amistad”.

Lo primero que me llamó la atención fue que le gustaban las Bandas Sonoras de películas. A mis 18 años no había conocido a nadie (salvo a mi hermana) que le gustaran y mucho menos que las coleccionara.

En una época en la que internet todavía no estaba tan extendido, las redes sociales no se conocían y la piratería era un vocablo que evocaba a las Antillas y Barbanegra, encontrar a una persona que te puede grabar las Bandas Sonoras de En Busca del Arca Perdida, Los Últimos Días del Edén, Los MiserablesPesadilla antes de Navidad, entre otras, era una increíble suerte.

Además, del maestro de maestros, John Williams, lo tenía todo. Fan número 1 (incluso hoy en día sigue comprando cualquiera de las bandas sonoras que compone).

Nuestra afición por las películas también era similar y podíamos hablar de tú a tú, de actualidad cinéfila. Compraba Fotogramas (todavía hoy lo compra)

Hasta ese momento no había encontrado a ningún amigo que tuviera aficiones tan parecidas a las mías.

Y le gustaba dibujar, un estilo muy particular y personal. Dibujo muy suelto y quebradizo donde lo que más me sorprendía era el gran tamaño de los pies de sus personajes.

Todavía me río ante el chiste gráfico que dibujó en clase de Cálculo ante la circunstancia de que acababan de encerar la pizarra :)) Aunque sus gustos comiqueros no eran muy originales: Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape, la 13 Rue del Percebe,…

En lo que sí era singular era en su propio mundo interior, reflejado en uno de sus primeros guiones que tuve oportunidad de leer, Tanatorium.

Aunque esto ya será materia para una nueva entrada. Y entonces esperemos que Jose Carlos ya esté plenamente recuperado.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *