Terror Adolescente

Adolescente sufre cuando se da cuenta de que pierde cobertura.
¿Tienes 15 ó 16 años? Si es así puede que te sientas identificado/a con la tira de dibujos de esta semana ¿verdad?

Evidentemente no sólo los adolescentes sienten esa dependencia por el móvil.

Y aunque yo no pongo la mano en el fuego por ningún adulto, bien es cierto que la particularidad que tienen los quinceañeros de hoy día es que asumen la existencia del móvil y las redes sociales como el sol que sale por las mañanas.

La adolescencia es una etapa difícil en la que uno intenta desarrollar su personalidad y reafirmarla.

Y para ello el grupo de amigos es fundamental.

¿Y dónde puedes encontrar a tu grupo de amigos actualmente?

¿En Facebook o en Tuenti?

¿En aplicaciones como WhatsApp?

Pues sí. En todas ellas.

¿Y qué pasa si tus amigos se comunican entre ellos usando dichas redes sociales y tú no te enteras de lo que en ellas se dice?

Que sentirás que pierdes lazos afectivos con el grupo.

Porque no opinarás nada de las noticias que ellos decidan publicar.

O no podrás sumarte a actividades conjuntas que surjan de improviso.

Es decir, te sentirás como un paria.

Y esto a estas edades, en las que el círculo de amistades no suele ser muy amplio, no es fácil llevarlo bien.

Seguramente la ansiedad y las palpitaciones pueden ser algunas de las sensaciones que pueda sufrir un adolescente muy enganchado al uso del móvil si no tiene oportunidad de dar rienda suelta a su adicción.

Yo, que supero la treintena, recuerdo que cuando era adolescente los únicos móviles que veía salían en las películas, tenían el tamaño de un ladrillo y pertenecían a gente con pasta.

Con esto quiero decir, que nunca pensé que algún día yo podría hacer uso de un móvil.

Y por lo tanto, nunca sentí la necesidad de usarlo.

Sin embargo, los adolescentes no conocen cómo es vivir la vida sin ellos.

¿Les habrá hecho esta circunstancia más vulnerables?

Tanto si eres adolescente como si no, me gustaría saber tu opinión.

Vamos ¡dale caña!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *